Necesito cambiar mi vida

Necesito cambiar mi vida: preparando tu plan de escape

Hoy nos metemos de lleno en un tema por el que recibo consultas con frecuencia: ¿Cómo hago para cambiar mi vida si tengo miedo e incertidumbre?

Por eso decidí retomar el tema de la zona de confort. Pero en esta ocasión nos vamos a enfocar de lleno en cómo salir de ahí.

Hay momentos en nuestra vida en que todo nos empuja a cambiar, pero justamente la comodidad propia de la zona en la que nos encontramos, nos lleva a hacer oídos sordos.

Si este es tu caso, o bien ya has identificado que te sientes estancada y te gustaría salir de allí pero te paraliza el miedo, sigue leyendo.

Síntomas que pueden indicarte que necesitas cambiar tu vida:

¿Tildaste todas las opciones?

¡Bingo en la sala!

Puntos importantes de tu plan de escape

Hay una palabra que yo repito con mucha frecuencia: equilibrio (de hecho, creo que ya cansé a todos mis conocidos).

Y en este caso aplica 100%. ¿Por qué?

Porque si deseo abandonar mi zona de confort, entre muchas otras cosas, debo mantenerme alerta y conectada a mis reacciones. Es decir, a medida que tomo decisiones o realizo una acción debo preguntarme cómo me siento.

Si bien es normal que sientas cierta ansiedad o miedo, ¿es un nivel aceptable o te está generando ansiedad desmedida? Si deseas cambiar tu vida, indudablemente eso va a generar cierto nivel de ansiedad, pero deberías poder mantenerla bajo control.

¿Recuerdas cuando te hablaba de las tres zonas? Confort, crecimiento y pánico.

Bien, sentir un nivel aceptable de ansiedad (nervios, adrenalina, expectación, etc) te dará la pauta de que estás entrando en tu zona de crecimiento. Ahora bien, si sientes que la ansiedad se disparó y no puedes controlarla, podrías estar entrando en la zona de pánico. ¡Stop!

Por eso es clave que te mantengas alerta y conectada a tus reacciones. Si paso a paso vas escuchando a tu cuerpo, te mantienes conectada con tus emociones y registras qué pensamientos tienes, irás dando pasos a tu ritmo. Respetando tanto lo que sientes como tus necesidades.

Otro punto que suele aparecer bastante es la comparación.

Cuando deseamos cambiar nuestra vida o emprender algo nuevo, tendemos a compararnos con alguien que conocemos y que lo hizo más rápido, mejor, más….

Quien fue mi mentor por mucho tiempo me decía algo que adopté “si vamos a compararnos, que sea para ganar”.  Es decir, si te vas a comparar para luego reprocharte que hay otras personas que lo hacen mejor, pues claramente no te servirá en lo absoluto.

Conclusión: no deberíamos compararnos, porque al igual que en una carrera, cada uno lleva su propio ritmo. Por momentos iremos a mayor velocidad, y hay otros en que necesitaremos recuperar el aire. Pero mientras estemos en movimiento, ¡la meta sigue estando a nuestro alcance!

Todo muy lindo pero entonces, ¿cómo concreto el cambio?

Ahora sí, vamos con algunas recomendaciones o claves que te pueden ayudar a salir del cómodo lugar en el que te encuentras.

Conclusiones: resumiendo… que es gerundio

Como ya vimos, todo es cuestión de equilibrio. De permanecer en nuestra zona segura el tiempo suficiente sin llegar a estancarnos. También por otro lado, el equilibrio debe estar presente cuando emprendamos el plan de escape: es clave respetar nuestro propio ritmo y necesidades. No pretendamos caminar si aún no sabemos gatear. Permítete ir dando pequeños pasos, de esta forma evitarás caer en la zona de pánico y además te permitirás vivir la experiencia desde el descubrimiento y el empoderamiento que te brindará sentir que traspasas tus propios límites.

Ahora es tiempo de pasar a la acción: si deseas cambiar de vida, no puedes lanzarte al vacío sin antes chequear que llevas paracaídas. Por lo tanto, comienza a aplicar las recomendaciones de a una, empezando por la más sencilla y continúa en aumento hasta que sientas que estás lista para dar pasos más grandes o arriesgados.

Y si deseas avanzar más rápido y acompañada por un profesional, ¡estaré encantada de ayudarte! Haciendo clic acá puedes contarme tus dudas.

¡Hasta pronto y a trabajar en tu plan de escape!

Comparte esta nota